Devega Asador

Nuestra primera visita al Asador Devega vino precedida de una cita con unos buenos amigos, que saben valorar la gastronomía de calidad. El asador se encuentra ubicado en una nave industrial de Granda, Siero. Dispone de un parking para clientes en un lateral. A través de un ascensor o de unas escaleras metálicas, podemos acceder a la zona de restaurante, que tiene una interesante terraza para los días de verano. Conviene hacer reserva previa, sobre todo si se va un sábado como fue nuestro caso, ya que prácticamente no había ninguna mesa libre.

Su gran especialidad son las carnes a la parrilla, presumiendo de buen hacer y de inmejorable materia prima. Por 27 € ofrecen un menú que consiste en Cecina, Criollo, Chuletón con patatas y pimientos, postre y media botella de vino D.O..

asador devega

Una vez acomodados en nuestro lugar, nos llamó la atención lo rápido que fue el servicio. Para empezar nos trajeron unos puerros para ir abriendo boca, por gentileza de la casa. El pan que nos llevaron a la mesa estaba caliente y crujiente, posiblemente por estar cerca de la parrilla. Aunque no tenían pan sin gluten.

puerros

Uno de los primeros platos que pedimos fue cecina. Tierna y con buen sabor, como tiene que ser.

cecina

El siguiente fueron dos chorizos criollos acompañados de su tradicional chimichurri. Fue nuestra primera aproximación para comprobar el buen hacer en su parrilla y la cosa prometía.


criollos

Una de las grandes sorpresas de la noche fue esta maravillosa ensalada de tomate. ¿Te acuerdas cuando los tomates sabían a tomate?, pues estos cumplían esta premisa a la perfección. Si unimos esto a que estaban aliñados de forma magistral con una receta que tenía el punto justo de cada ingrediente, entonces estamos delante de un plato que pese a su aparente sencillez, ya justifica la visita a este restaurante.

ensalada de tomate

Y por fin llegamos a vernos cara a cara con el rey de la noche, el chuletón de buey. Tengo que reconocer que se dan dos factores que hicieron que tuviera muchas dudas con este plato. El primero es que somos muy poco carnívoros y el segundo que tenemos especial sensibilidad con ternura de la carne. Dicho esto, tenemos que reconocer que posiblemente comimos el mejor chuletón de nuestra vida. Con un sabor perfectamente potenciado con la sal maldon, a la altura de lo que nos estaba entrando por los ojos con semejante maravilla. Hay que hacer una mención especial a su ternura. Por consejo del camarero, nos prepararon un chuletón de 1.5 kg para cuatro personas y cabía esperar que al estar poco hecho, resultara un poco duro en la boca. Pues no fue así, la ternura de la carne era espectacular. Venía acompañado de una guarnición de patatas fritas y pimientos del Padrón.

chuletón de buey

Llegamos a este punto con el hambre justo para pedir un buen postre y quedar perfectamente satisfechos. Uno de ellos fue una arroz con leche de apariencia y sabor casero, muy rico.

arroz con leche

Otro fue un clásico brownie pero muy bien resuelto. Estaba fuera de carta y si eres fiel amante del chocolate, este postre cumplirá tus expectativas.

brownie

Para terminar también probamos un fresco y muy cremoso sorbete de limón al cava. Perfecto para refrescar la boca con el toque cítrico y poner fin a una gran cena.

sorbete de limón al cava

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 8
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 5
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 7
Total: 34 ptos.

Salimos muy satisfechos de este restaurante. Siempre nos gusta encontrar sitios nuevos para poder recomendarlos con total garantía. En Devega Asador se junta la originalidad y singularidad del local, con el buen hacer en su parrilla y cocina en general. Está claro que la calidad de los materiales que utilizan en su cocina es uno de sus puntos fuertes. Si eres amante de la carne, tienes que probar este chuletón. La riqueza gastronómica de nuestro entorno nunca deja de sorprendernos, afortunadamente.

Poligono Granda II, Calle los Robles, 5, 33199 Granda, Asturies.
984 04 00 74

Havelska Koruna

Buscando restaurantes míticos en la ciudad de Praga, encontramos una reseña sobre Havelska Koruna. Se trata de un restaurante tipo buffet donde se paga por la comida que vas eligiendo en los diferentes mostradores. Tiene una dinámica de trabajo muy especial que conviene conocer antes de visitarlo.

Havelska Koruna

El restaurante estaba hasta arriba de gente a la hora de comer y no había prácticamente sitio para disfrutar de la comida sentados, así que lo tuvimos que hacerlo en unas mesas altas, de pie. Según vas poniendo platos en la bandeja, te van apuntando en un papel tus consumiciones. Con ese papel hay que pasar por la caja que está al lado de la puerta de salida, para abonar la factura antes de dejar el local.

interior Havelska Koruna

Entre los diversos platos que vimos, elegimos una sopa de verduras, muy habitual en la cocina Checa. Debido a la fría climatología que nos acompañó en nuestro viaje, el cuerpo pedía algo caliente para templar las manos y el estómago.

sopa de verduras

Nos llamó la atención una especie de ensaladilla de bocarte en vinagre. Este plato tenía un sabor muy predominante del bocarte y una digestión más pesada de lo deseado. Ni que decir tiene que acompañamos la comida con cerveza Checa.

ensaladilla de bocarte

Dentro de los platos principales elegimos un guiso de pollo con arroz. Básicamente te ofertaban diferentes platos de carne a los que se podía acompañar con patatas o arroz.

arroz con pollo

El último fue una especie de san jacobo pero compuesto únicamente de queso, con un reboce de pan. En esta ocasión también lo acompañamos con arroz blanco y una salsa de tomate.

queso rebozado con arroz y salsa de tomate

Al tener unas características tan especiales, podemos comer en Havelska Koruna por un precio asequible, que puede rondar los 6 euros. Su ubicación es muy céntrica y es muy cómodo a la hora de pedir sin saber el idioma local porque al estar viendo los platos, solo necesitamos señalar el que queremos. Nos llamó la atención la seriedad del personal que trabaja en el local, rallando en ocasiones el mal humor. Aquí se puede comer el tradicional goulash de ternera a un buen precio, sacrificando servicio y comodidad. Si sabes de antemano el funcionamiento tan especial y las características de este sitio y quieres probar comida tradicional, en el centro, a un precio asequible, no es una mala opción.


PUNTUACIÓN:
  • Comida: 6
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 7
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 5
Total: 32 ptos.

Havelska 502/21, Praga 110 00, República Checa.
 E-mail: info@hkoruna.cz


U Pivrnce

Continuamos con esta pequeña serie de nuestra particular revisión a la gastronomía Checa, con la crónica de otra comida en un restaurante de la recomendable ciudad de Praga. Llegamos a U Pivrnce gracias a la recomendación de un guía canario que nos dio una tarjeta para comer en este sitio. Nos reconoció que por cada diez tarjetas suyas que llegan al restaurante, le daban un comida gratis, pero aseguró que cuando su familia le va a visitar, también los lleva a U Pivrnce. Confiamos en la gente y dimos una oportunidad a este local, además nos aseguró que pedir era muy sencillo porque l@s camarer@s hablaban español. Durante toda la estancia en Praga nos llamó la atención que la ciudad no está encorsertada en los estrictos horarios de comidas y cenas que tienen otros sitios de Europa.

U Pivrnce

Entramos y solicitamos una mesa sin tener una reserva previa. Nos dirigieron al comedor que hay bajando unas escaleras. Empezamos la comida con una ensalada de rúcula, rábanos, cebollín y tomates cerezos en salsa de mostaza. La ensalada tenía un suave aliño casi inexistente pero en conjunto y gracias a sus ingredientes de manera individualizada, resultó un plato aceptable.

ensalada

Acompañamos la ensalada con unas patatas chips caseras y una especie de salsa de ajo suave. Las patatas eran parecidas a las de bolsa pero con ese punto que denotaba que estaban preparadas tras los muros de su cocina.

patatas chips caseras

Como no podía ser de otra manera, acompañamos la comida con una deliciosa cerveza del país, en este caso negra. Esta tipo de cerveza nos gustó incluso más que la tradicional rubia.

cerveza negra

Continuamos con un plato de lomo de cerdo con queso Olomouc, el único con denominación de origen de todo el país, elaborado a partir de cuajo de leche agria. La receta estaba acompañada de champiñones y una salsa de tomillo.

lomo de cerdo con queso Olomouc, champiñones y salsa de tomillo

Para terminar, degustamos un pastel de carne con puré de patata. Una forma sencilla para consumir la clásica receta que consiste en juntar una porción de proteínas con otra de hidratos, gracias a la ternura de la carne picada y la suavidad del puré de patatas.

pastel de carne

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 7
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 7
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 7
Total: 35 ptos.

Tras nuestra parada para comer en U Pivrnce, continuamos con nuestra visita turística por la ciudad. En el restaurante había muchos clientes hablando español, y no tuvimos problemas para pedir, gracias a que la carta tenía una versión en castellano y a nuestro depurado spanglish guiri. Puede que lo más característico de este establecimiento sea que sus paredes están cubiertas de pintadas realizadas por los mismos clientes. Por supuesto buscamos alguna referente a nuestra tierra y no tardamos en encontrar una bandera de Asturies pintada con tiza en el techo del comedor. 

El precio de la comida fue de 49'43 € para cuatro personas. Para evitar las comisiones en el cambio de divisa, durante todo el viaje pagamos con nuestra tarjeta Revolut de manera fácil, sencilla y sin costes adicionales. Puedes solicitar tu tarjeta Revolut gratis pinchando aquí.

Maiselova 60/3, 110 00 Praha 1
Staré Město-Josefov, Chequia
+420 777 120 382
www.upivrnce.cz
Facebook 

 

Tarjeta REVOLUT y 10€ Gratis

Vinárna U Laury

En una reciente visita a la República Checa, pasamos unos días en la bonita ciudad de Praga. Nuestra primera intención en los viajes, siempre es probar la comida tradicional de los sitios. En la primera cena de nuestra estancia en esta misteriosa ciudad, elegimos cenar en Vinárna U Laury, un restaurante situado en la subida al Castillo de Praga, una de las visitas indispensables del viaje. El local tiene un patio interior en el que cenamos al calor de las estufas de gas. El 100% de la comunicación fue en inglés, por lo que ayudó bastante el encontrarnos con dos menús ya confeccionados.

carta de menús

El primer plato que llegó a nuestra mesa fue una sopa de patata. En la cocina checa son típicas las sopas calientes, una buena forma de templar nuestro interior en los fríos días de ese país. Esta en concreto era una sabrosa y reconfortante sopa checa de patatas con setas. Muy rica, de las mejores que probamos en el viaje.

sopa de patata

Evidentemente, todas las comidas fueron regadas con los caldos tradicionales de la comarca. Una deliciosa cerveza negra que nos sorprendió por su suavidad en la boca, al igual que su versión rubia tipo Pilsner, que nos resultaron muy fáciles de beber,  incluso para gente que no es fan de la cerveza de aquí. La República checa es el mayor consumidor de cerveza del mundo, sus habitantes se beben una media de 150 - 160 litros anuales por cabeza.

cerveza negra

Para elegir el plato principal de la cena nos guiamos por lo que nos pareció el plato más tradicional. Cuando se escucha la palabra gulash inmediatamente nos viene a la cabeza el plato húngaro por antonomasia. La diferencia más básica entre ambos tipos de gulash es que en la variante checa la carne estofada se sirve con salsa, formando parte de un plato combinado destinado a consumirse con cuchillo y tenedor. Casi siempre vimos que acompañando la carne, servían unas rodajas de pan blando dentro del mismo plato. Nunca habíamos comido algo con este formato, aunque el guiso de carne, contundente, nos resultó familiar.

goulash de ternera

Pusimos punto y final con un rico y dulce postre. El strudel caliente con manzanas y nata batida es un pastel de manzana que vimos repetido en las mesas de varios restaurantes, incluso en el buffet del hotel.

strudel de manzana

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 7
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 7
  • Accesibilidad: 6
  • Decoración: 8
Total: 35 ptos.

Para ser la primera elección de nuestra estancia en Praga, la cena cumplió ampliamente nuestras expectativas. El entorno fue un romántico patio interior, donde una luz tenue nos acompañó durante toda la velada. Nos llamó la atención unos cuencos con almendras que había en las mesas, tapadas con un plástico donde se podía leer a rotulador "70 cz", lo que equivale a 2,74 euros. El precio total del menú en nuestra moneda fue de 49.98 euros para cuatro personas.

Nerudova 209/10 110 00 Praha 1
+420 257210726
+420 777799252

Restaurante La Solana (Cantabria)

A veces parece que la cocina asturiana se nos queda pequeña y tenemos que pasar las fronteras hasta otras tierras. Como si la gran cocina asturiana no diera para dos o tres vidas. En este caso fue en Cantabria, una visita a Bárcena Mayor, que es una localidad del municipio de Los Tojos. Un pueblo único y precioso que recomendamos conocer. En las afueras del núcleo urbano hay un Parking de pago donde se debe dejar el coche, para no terminar con la sensación de viaje al pasado que uno tiene cuando pasea por Bárcena. Buscamos un restaurante donde comer, sin haber reservado y la sensación turística del lugar no nos hizo tener grandes esperanzas. A la hora acordada nos sentamos en una mesa de la terraza de La Solana, uno de los primeros restaurantes que encontramos en nuestro paseo por el pueblo.

Después de ojear su carta, y para no complicarnos mucho, pedimos menú del día. La comida empezó con una ensalada de bacalo, ligera y fresca.

ensalada de bacalo

Teniendo en cuenta el entorno en el que estábamos, no podíamos dejar pasar la oportunidad de probar el tradicional cocido montañés cántabro. Un gran plato muy bien elaborado que fue la primera muestra de la calidad de este restaurante. La Solana presume de haber ganado el primer premio en el concurso al mejor cocido montañés.

cocido montañés

Seguimos con unas tiernas y sabrosas cintas de lomo, bañadas en una deliciosa salsa de manzana y pasas, acompañadas de patatas fritas. Muy buen plato, donde la ternura del lomo y el sabor de la salsa eran sus puntos fuertes.

cinta de lomo

Continuamos con un solomillo de ternera tudanca con patatas fritas y pimientos. La tudanca es una raza bovina cántabra propia del lugar.

solomillo de ternera tudanca

Para terminar, uno de los postres elegidos fue una tradicional y casera mousse de limón, en este caso con más sabor a yogurt que a limón, pero que cumplió su objetivo en este punto de la comida.

mousse de limón

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 7
  • Calidad/Precio: 6
  • Ubicación: 8
  • Accesibilidad: 6
  • Decoración: 6
Total: 33 ptos.

El menú tuvo un precio de 15 euros por persona. La visita a Bárcena Mayor es una actividad muy recomendada, teniendo en cuenta las condiciones únicas del entorno. Si tenéis la opción de comer el menú de La Solana, disfrutaréis de una buena comida. No dejéis pasar la oportunidad de probar su cocido montañés, ya que es el plato que combina a la perfección con el entorno, pero hay que tener en cuetna que toda su carta tiene una calidad aceptable.

Calle Iglesia, 25, 39518 Bárcena Mayor, Cantabria.
647 87 45 74

La Taberna del Piano

En esta ocasión, una reunión entre amigos nos llevó a programar una comida en Xixón, donde nos dejamos aconsejar en la elección del restaurante. Esta ciudad en el mes de agosto, tiene su población aumentada por el turismo estival y los bares situados en determinadas zonas, como es la primera línea de playa, tienen una masificación especial.

 Según su página web, La Taberna del Piano es realmente un restaurante-horno-asador, que de taberna sólo toma el nombre. Fue fundada por el actual propietario, José María Moirón González, el 6 de Agosto de 1990. Es famosa por las vistas de la bahía de la playa de San Lorenzo, tanto desde el comedor, en la primera planta, como desde la planta baja-bar. En la primera planta, tiene aire acondicionado y una amplia cabida para 70 comensales; en la planta baja-bar caben treinta comensales. La cocina, regida por María Teresa Sanz, esposa del propietario, tiene todos los platos típicos de Asturias, menú del día y destacan dos especialidades, que se sirven por encargo: Lechazo de Castilla y Cochinillo.

comedor con vistas a san lorenzo

 Durante la espera en la zona de la barra,, que amenizamos tomando unas cañas, pudimos comprobar la gran afluencia que tiene el establecimiento, con un toque turístico justificado por su envidiable ubicación.

Subimos al comedor y echamos un vistazo a su completa carta y al menú del día. Elegimos un menú personalizado con una serie de platos para compartir. Como en nuestra mesa había una compañera de tierras sureñas, empezamos con una tabla de quesos asturianos acompañados de dulce de manzana, nueces y uvas pasas. Un clásico de la gastronomía asturiana que nos permitió presumir de ser la mancha quesera más grande de Europa.

 tabla de quesos asturianos

Seguimos con una clásica ensalada templada. Uno de esos platos que salen rápido de la cocina para que la espera de los platos principales no se haga tan tediosa.

ensalada templada

A esto les siguió una ración de chipirones encebollados. Una de las propuestas que más nos gustó de la comida. Unos tiernos chipirones cocinados con una salsa muy sabrosa donde la cebolla era la protagonista. En conjunto era un plato con un sabor potente y agradable.

chipirones encebollados

No podía faltar el cachopo como estandarte de la comida asturiana, aunque nosotr@s no somos mucho de tener este plato como símbolo tradicional. Este venía acompañado de patatas fritas y unos pimientos de Padrón. Escogimos un relleno de cecina y queso de cabra, lo que hizo de este cachopo un plato muy contundente y extremadamente saciante.

cachopo de cecina y queso de cabra

Para terminar el menú, elegimos unos escalopines a la pimienta acompañados de patatas fritas. Carne tierna bañada en una deliciosa salsa de nata y pimienta. Un clásico que si la ternura de la carne lo permite, pocas veces suele fallar.

escalopines a la pimienta

Aunque no había mucho rastro del hambre con el que llegamos al restaurante, a estas alturas de la comida, aún había sitio para un final dulce en forma de postre. Entre los elegidos estuvo una tradicional tarta de queso.

tarta de queso

Y también una mousse de chocolate casera que dio por finalizada nuestra comida en La Taberna del Piano.

mousse de chocolate

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 6
  • Calidad/Precio: 6
  • Ubicación: 9
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 6
Total: 34 ptos.

Este restaurante es uno de los locales emblemáticos de la ciudad de Xixón. Quizá en invierno sin tanta gente, su visita sea más tranquila. De todas formas, tuvimos la ocasión de hacernos una idea de su propuesta culinaria. Su ubicación y sus vistas a la playa de San Lorenzo son dos de sus mayores atractivos. La cuenta final fue de 111 euros para 5 personas.

Calle Cabrales, 12.
Tfn. 985 34 22 57 / 985 34 50 85
Móvil. 667 57 47 13
restaurante@latabernadelpiano.es
www.latabernadelpiano.es

Crocante

Desde diferentes sitios nos había llegado la recomendación de la visita a este restaurante y cuando varias personas se ponen de acuerdo en una crítica positiva hacia un sitio, habitualmente, suelen acertar. En una mañana de jueves, nos acercamos hasta Cimavilla buscando su localización y al llegar, preguntamos por una mesa para comer, sin haber realizado una reserva previa. En la planta de abajo, nos dejaron echar un ojo a la carta, advirtiéndonos que era un restaurante diferente al resto que había en el barrio. No sabemos si nos vieron cara de turistas buscando una sidrería, pero precisamente un sitio diferente, era lo que buscábamos. Subimos al comedor de la parte de arriba y nos sentamos en nuestra mesa para decidir el menú que íbamos a degustar.

crocante

Empezamos con una original ensalada de burrata, espinaca y pistacho. La burrata es un queso fresco de leche de vaca, de pasta hilada y de forma redonda, con un aspecto exterior similar al de la mozzarella en forma de bolsa con el característico cierre apical. En el interior, la textura es mucho más suave y filamentosa, similar al queso manteca. La mezcla de lechuga, frutos secos, fruta, cebolla y el queso, daba como resultado una ensalada contundente, con un sabor delicioso. Para los amantes de las ensaladas como nosotros, es una muy buena elección.

ensalada de burrata, espinaca y pistacho

Dentro de los platos acuáticos, como reza su carta, nos decantamos por unas zamburiñas, tiernas y sabrosas, presentadas en su propia concha y acompañadas de una muselina de ajo y sal maldon. Otro acierto absoluto, nos pareció una delicia de plato.

zamburiñas y muselina de ajo

Entre los platos terrícolas, pedimos la presa de bellota y coulis de mango. Un coulis​​ es un jugo concentrado de alimentos obtenido filtrando un puré con un colador fino o un colador chino. Puede ser de verduras o frutas, carnes o pescado. La carne estaba lo suficientemente tierna y sabrosa para continuar con la calidad de los platos anteriores.

presa de bellota y coulis de mango

El plato anterior venía acompañada de unas patatas fritas en gajos, bien cocinadas, que formaban un acompañamiento clásico pero efectivo, para acompañar a la carne en nuestros paladares.

patatas fritas

Para rematar, entre los postres que nos ofrecieron, elegimos una tarta de yogur y maracuyá. Una receta suave en boca, que jugaba principalmente con el contraste del ácido del yogur y el dulce de la fruta, y con la textura cremosa de su parte superior y el bizcocho de la inferior.

tarta de yogur y maracuyá

Puntuación:
  • Comida: 8
  • Calidad/Precio: 6
  • Ubicación: 7
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 7
Total: 35 ptos.

La cuenta fue de 64'40€ para dos personas, acompañando la comida con agua, un postre y la invitación a un café. En términos generales, salimos contentos del Crocante, porque disfrutamos de una buena comida diferente a las habituales. Hace muchos años ya visitamos ese mismo local. En aquella época era un restaurante vegetariano. Todavía hoy, se puede ver un cartel en forma de tomate colgando de su fachada.

Calle Rosario, 7

Casa de Comidas Chema

Hacía ya mucho tiempo que una compañera de trabajo nos había hablado de Casa Chema como un restaurante que merecía mucho la pena visitar. Su especial cuidado por señalizar los alérgenos de la carta se une a su pericia en la cocina vegana, siendo un referente en nuestra tierra. Con este pretexto, organizamos una comida de veganos y pecadores tras una reserva telefónica. La jornada empezó con un tranquilo vermú en su terraza exterior.

casa de comidas chema

Una vez dentro del local, nos sentamos en nuestra mesa y matamos la gula con unas sabrosas aceitunas, mientras ojeábamos una original carta en formato digital a través de varias tablet.

aceitunas

Como eramos varios comensales, unos se decidieron por el picoteo y otros por los platos individuales. La parte no carnívora, empezó con una tabla de quesos veganos.

tabla de quesos veganos

Otra tapa que pudimos compartir fue una fritura de verduras y algas, a modo de tempura. Una de las que más  nos gustó, en cuanto a sabor y sensación healthy por la falta de residuo del proceso de freído.

fritura de verduras y algas

Seguimos con una croquetas al estilo casero, en este caso de jamón. Tenía un buen sabor y una textura de la bechamel con una gran cremosidad. Buen producto y muy buena elaboración.

croquetas de jamón

Si ves en la carta que una plato ganó el premio en el campeonato de Asturies de pinchos y tapas, tienes casi la obligación de pedirlo para poder degustarlo y dar tu opinión. Esto fue lo que nos pasó con esta terrina de pitu de caleya.

terrina de pitu caleya

No podía faltar una tradicional ensalada para acompañarlo todo. Una de esas en las que la calidad de sus básicos ingredientes la hace competir con el plato más elaborado. Cómo nos gustan estas ensaladas de lechuga, tomate y cebolla, donde se adivina en la boca el origen casero de los ingredientes.

ensalada de lechuga, tomate azul y cebolla

Uno de los platos estrella de Casa Chema es su versión vegana de la fabada tradicional asturiana, con su compangu libre de materia animal. Este fue uno de los platos individuales que pedimos.

fabada vegana

Como grandes aficionados al arroz que somos, también pedimos un arroz con ciervo y alcachofas. Un buen arroz, en su punto y con unos ingredientes muy acertados para cerrar un completísimo plato.

arroz con ciervo y alcachofas

Seguimos con una albóndigas veganas de berenjena acompañadas de una sabrosa salsa y unas patatas fritas. Quizá fue el plato que menos nos gustó, porque aunque tenía buen sabor, dejaba un gusto suave y demasiado uniforme en el paladar que se hacía cansado a partir de la segunda albóndiga.

albóndigas veganas de berenjena

No apto para veganos, esta pierna de cordero acompañada de patatas fritas. Aunque fue el plato más pecador de la comida, en cuando a calidad, posiblemente fue uno de los mejores. La carne estaba muy tierna y con un gran sabor.

pierna de cordero

Por último, rematamos con un tradicional cachopo de la casa. Aunque no somos muy fans de la modernez de la fiebre del cachopo, este nos resultó un plato contundente que no permitió que nadie llegara a los postres con hambre.

cachopo casa chema

En cuanto a los postres nos recomendaron el arroz con leche casero y efectivamente fue una buena decisión.

arroz con leche casero

Otro de los postres elegidos para cerrar la comida fue esta barreña de mango presentada en una original copa, jugando con un tradicional contraste de sabores.

barreña de mango


PUNTUACIÓN:
  • Comida: 7
  • Calidad/Precio: 6
  • Ubicación: 6
  • Accesibilidad: 6
  • Decoración: 6
Total: 31 ptos.

Así fue nuestra experiencia en Casa Chema, un sitio que hay que visitar y al que llevábamos bastante tiempo con ganas de ir. Una comida con amigos fue la excusa perfecta para acercarnos por La Arquera. La cuenta fue de 287'70€ para 8 personas, todo regado generosamente con varias bebidas y el vermú previo incluido. Si sobre todo tienes interés en la cocina vegana, tenemos que recomendar este sitio como uno de los pioneros en Asturies, ideal para esas comidas con amigos veganos en los que la poca variedad que suele haber en los restaurantes les obliga a pedir siempre lo mismo.

La Arquera 184, Puerto, Oviedo/Uviéu.
985798200
casachema@icloud.com