Caleya Indi

En un veraniego domingo de Julio nos encontrábamos por los alrededores de Colunga sin ningún plan ni reserva para comer. Una recomendación externa nos hizo buscar el Bar Caleya Indi, en Güerres. Este establecimiento tiene la característica de aprovechar la plaza que tiene delante para poner una amplia terraza, cosa de agradecer en tiempos de Covid. Necesitábamos una parada rápida para mitigar parcialmente el hambre que ya teníamos a esas horas y volver a nuestra ruta.

caleya indi


Decidimos compartir tres tapas, rápidas en su elaboración. La primera unas patatas fritas, cortadas en dados con salsa cabrales y salsa alioli.


patatas dado


Nos llamó la atención que en la carta había una opción vegana considerable. La segunda tapa, fueron los tradicionales tortos de maiz, acompañados de verduras y huevos fritos que parecían caseros.


tortos


Para terminar, también probamos unos calamares fritos, acompañados del clásico limón. En general las tres tapas estaban bien elaboradas y cumplieron nuestras expectativas. Quizá hubiéramos agradecido que fueran un poco más abundantes. Puede que al final tuviéramos mas hambre del que pensábamos.


calamares crujientes

 

La cuenta fue de 41,50 euros para tres personas, con dos cervezas, una botella de agua pequeña y dos cafés. Pese a llegar sin previo aviso un día con bastante afluencia de clientes, la espera fue corta y la atención del personal muy correcta.


Plaza Estadia S/N Guerres, Colunga

673076478

Página web

Facebook

 

Sidrería San Mamés

Hace unas semanas, recibimos la llamada de una amiga influencer para invitarnos a comer en un restaurante de su localidad. Pasadas las 15h llegamos a la Sidrería San Mamés, situada en Blimea. Al ser un día por semana, no hizo falta una reserva previa. Nos sentamos en una mesa de su comedor y tras ojear la carta y escuchar la composición del menú del día, elegimos el menú. Como el local estaba poco concurrido, teníamos la deseada distancia social que tanto se necesita en estos tiempos. Mientras llegaba el primer plato, nos trajeron unos panes con paté de cabracho y una suave mayonesa para ir haciendo boca. 

 

paté de cabracho


Uno de los primeros platos que ofertaba su  menú del día, eran un potaje de garbanzos, preparado al estilo tradicional.


garbanzos


Otra opción era una ensalada de quesos. Lógicamente la voz protagonista dentro de sus ingredientes la llevaba diferentes variedades de queso, así como unas rodajas de tomate. El aliño venía a parte para añadir al gusto.


ensalada de quesos


Había, además, la opción de probar unas alcachofas con jamón. Plato ligero y sabroso gracias a la contraposición de los sabores de sus dos ingredientes fundamentales.


alcachofas con jamón


En cuanto a los segundos platos, elegimos un chorizo criollo, que venía acompañado de una guarnición de pimientos y patatas panadera. Buen sabor y textura del criollo que, acompañado de chumichurri, compone un plato muy sencillo de comer.


chorizo criollo


Por último, también probamos el adobo. En esta ocasión acompañado también de pimientos, escamas de sal maldon y patatas. La carne estaba lo suficientemente tierna como para tener delante un plato mas que aceptable.


 adobo

 

Para el postre teníamos para elegir helado, yogur y fruta. En conjunto un menú del día mas que aceptable por el precio del 10 euros. Acompañamos la comida con agua y los cafés se cobraron a parte. La atención por el personal de la sidrería fue muy correcta. Los platos salieron rápido y en rasgos generales tuvimos una buena experiencia, en parte como resultado de la compañía.


Calle Velázquez, 16, 33960 Blimea, Asturies.

630 07 97 04

Facebook

 

Freduría Las Flores, Cádiz

En toda visita a Cádiz que se precie, no puede faltar una de las piedras angulares de su gastronomía, el pescaíto frito. Hay establecimientos llamados Freidurías, dedicados casi en exclusiva a este tipo de comida. Es habitual pedirlo para llevar y degustarlo junto al mar, disfrutando de su luz y sus maravillosas puestas de sol.

Aconsejados por unos amigos conocedores del lugar, nos acercamos una noche de Octubre a la mítica Freiduría Las Flores, situada en el número 4 de la Plaza Copete de Cádiz. Se trata de un establecimiento al estilo de los chigres asturianos, con un terraza formada por una fila de mesas en su parte exterior y varias mesas en el interior en las que igual se puede disfrutar de sus caldos que de su carta. Íbamos con una idea clara, probar el famoso pescaíto frito en varias de sus modalidades. Empezamos por la clásica y afamada tortilla de camarones.

tortilla de camarones

 

 Seguimos con unos boquerones en vinagre de aspecto fresco y sabor interesante, si los comparamos con los que estamos acostumbrados a comer procedentes de supermercados. Junto al aliño de vinagre, venía una tira de pimiento rojo y unas aceitunas.


boquerón en vinagre 
 

Si como nosotros no sabéis lo que son los chocos, aquí viene una breve explicación. Los sepíidos (Sepiida) son un orden de moluscos cefalópodos conocidos con el nombre de sepia, jibia, choco o cachón. La gran diferencia que se observa en estos moluscos radica en su tamaño, denominándose chocos a los ejemplares jóvenes y sepias o jibias a los adultos, pero realmente estamos hablando del mismo pescado. En este caso estaban acompañados del clásico limón.


chocos fritos


Otra de las raciones que nos llamó la atención, fue el cazón en adobo. El cazón es un tipo de tiburón perteneciente a la familia de los triáquidos que se encuentra en aguas templadas de todo el mundo. Pero, más allá de eso, se trata de una auténtica joya gastronómica, con especial arraigo en el sur de España. Siempre es interesante probar por primera vez en nuestra vida, alguna comida.


cazón en adobo
 

Para terminar pedimos media ración de papas aliñás. Es un plato a base de patata, aceite de oliva, vinagre de jerez, perejil y cebolleta. Como en esta ocasión, a veces se acompañan con un poco de atún y otras especias.

 

papas aliñás 


Para probar la máxima variedad posible, pedimos media ración de cada tapa. Creemos que hay que poner cada plato en el contexto geográfico y de la tradición que lo envuelve para intentar hacerse una idea de la experiencia gastronómica que vivimos en nuestra visita a Cádiz, un lugar con una gastronomía para todos los gustos. La cuenta fue de 30.85 euros para cuatro personas, incluyendo cuatro consumiciones y pan. Al encontrarnos en el mes de Octubre, no había aglomeraciones de gente, no necesitamos reservar y la espera fue muy breve, cosa que puede cambiar sustancialmente en los meses estivales.

 

Freiduría Las Flores

Plaza Copete Nº4 Cádiz

 956226112

Facebook


Sidrería Benjamín Casa Clemente

Una ruta con amigos nos llevó al Concejo de Proaza, llegando a esa delicada hora en la que entra el hambre y no tienes hecha ninguna reserva. La situación sanitaria hace que no visitemos muchos restaurantes ultimamente y como consecuencia, la actividad del blog y nuestras redes sociales se resiente considerablemente. Cada día estamos más cerca de poder recuperar nuestras aficiones con la seguridad que necesitamos.

En la carretera general de Proaza se encuentra la Sidrería Benjamín, Casa Clemente. Preguntamos si había la opción de comer algo y nos dieron una espera de 30 minutos, que mitigamos con un vermú en su terraza. Una vez en su interior ojeamos la carta en una mesa de la zona anterior del bar. Como el menú del día nos parecía excesivo para las circunstancias en las que estábamos, decidimos pedir alguna cosa de la carta. Empezamos con unas croquetas caseras de jamón, que aunque estamos hartos de comerlas en infinidad de sitios, se rigen por una regla muy básica y universal, hasta la cosa más sencilla se puede hacer bien o mal. En este caso estaban bien elaboradas y su bocado caliente, a esas horas de la mañana, nos supo a gloria.

croquetas

 

Cuando vimos la palabra pantrucu en la carta, nos llamó la atención, porque no suele ser muy habitual en los restaurantes del centro de Asturies. El pantrucu o emberzao es un embutido típico de la zona oriental asturiana. Es muy similar a la morcilla pero lleva harina de maíz, de trigo, cebolla, tocino, sal pimentón y sangre. El amasado se envuelve en hojas de berza y se cuece en agua. Este es un plato que no suele tener medias tintas, o te encanta o lo odias. Ya lo habíamos probado con anterioridad y nos pareció un acierto su elección.


pantrucu

 

Para terminar pedimos el plato contundente de la jornada, un tradicional cachopo para compartir, acompañado con guarnición de patatas fritas y ensalada. El afamado cachopo terminó con cualquier rastro de hambre y no dejó hueco en nuestro estómago ni para los postres.


cachopo

 

La cuenta fue de 18 euros por persona incluyendo el agua, dos cafés y el vermú. Dentro de la variedad hostelera que nos oferta los Valles del Oso, la Sidrería Benjamín Casa Clemente es una buena elección para probar la gastronomía del lugar y de otros rincones de Asturies. Tiene terraza exterior, zona de bar y comedor interior. A pesar de llegar algo tarde y sin reserva, el servicio fue aceptablemente rápido y la atención correcta.


Carretera General Ctra. General,24, 33114, Proaza.

 985 76 10 06 

Facebook
 

Casa Bigote, Cádiz

Con esta entrada comenzamos una pequeña serie de visitas a diferentes restaurantes de la provincia de Cádiz. En este caso se trata de Casa Bigote, situado a pie de playa en Sanlúcar de Barrameda. Esta taberna representa la esencia de la cocina marinera tradicional andaluza desde 1.951. Nos acercamos a su local una noche por semana del mes de octubre y elegimos para sentarnos una mesa de su terraza, situada delante de la puerta principal del bar. 
 

 
casa bigote
 

Aunque llevábamos alguna idea clara, echamos una ojeada a su carta. Nos decidimos por lo daditos de bacalao al alioli de limón. Un bacalao muy poco hecho, con un buen aliño, que gustó hasta a los comensales que no suelen disfrutar con el peculiar sabor de este pescado.


 
daditos de bacalao
 

El verdadero motivo de nuestra visita a este restaurante era probar las famosas gambas de la zona, en este caso una ración de gambas blancas cocidas. El precio del plato que se puede ver en la fotografía fue de 37,20 € para cuatro comensales. Hay quien puede pensar que fue excesivo, la verdad es que el sabor de las gambas era excelente y su preparación, en su justa medida para disfrutar del plato estrella sin ninguna decepción.


 
gambas blancas

Elegimos de su carta el marrajo a la vinagreta. Este pez es una especie de tiburón que tiene una gran distribución por varios océanos del planeta. Esta ocasión, no tenían y nos lo cambiaron por pez espada manteniendo la misma receta. Un plato fresco y bien elaborado.


 
pez espada a la vinagreta

Terminamos con un filete de corvina salteado al Amontillado sobre una cama de patatas chips. El amontillado es un vino propio de Montilla y de Jerez que se encuentra entre el fino y el oloroso. La corvina esta muy rica, quizá nos hubiera gustado más una guarnición de patata panadera en vez de las chips.


 
salteado de corvina
 
PUNTUACIÓN:
  • Comida: 7
  • Calidad/Precio: 6
  • Ubicación: 8
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 6

Total: 34 ptos.

 

En términos generales la visita a Casa Bigote cumplió nuestras expectativas. La cuenta fue de 89,50€ para cuatro personas, sin postres ni cafés. La cena estuvo regada con 4 refrescos y 3 cervezas. Cuando vas de visita a un sitio, siempre es bueno llevar restaurantes apuntados para no fallar en la elección. Este era uno de los que llevábamos en la lista.


www.restaurantecasabigote.com  
Calle Pórtico Bajo de Guía, 10

11540 Sanlúcar de Barrameda, Cádiz 

956 36 26 96

Calle del Laurel, Logroño

Este post va a ser un poco diferente comparado con los que normalmente publicamos aquí. Vamos a intentar compartir nuestra humilde guía de pinchos para disfrutar la zona La Laurel de Logroño, una de las calles gastronómicas más famosa del País. 
 
La situación sanitaria que tenemos actualmente hace que no estemos subiendo nuevos sitios con la misma frecuencia que lo hacíamos antes, pero siempre que podamos seguiremos dando vida al blog, en la medida de nuestras posibilidades, con sitios nuevos o tirando de archivo, como es este caso.

la laurel

En los diferentes establecimientos hay unas guías que ayudan a entender mejor este conjunto de calles centradas en la gastronomía. Decimos conjunto de calles, porque además de la Laurel, también tenemos que contar con la calle San Agustín, la Calle Albornoz y la Travesía del Laurel. Esta cercanía, hace que sea muy fácil y cómoda la visita gastronómica a esta zona.

escaparate de pinchos

Empezamos con el Bar Jubera, fundando en 1980, que presume de su especialidad, la tapa de patatas bravas. Una receta muy bien resuelta, en el que el sabor de la salsa y la propia patata no deja un fallo reconocible cuando se analiza en la boca.

patatas bravas
 
La Gota de Vino, es un establecimiento de cocina tradicional. En él se puede degustar el Zorropito, un pincho delicioso que puede ser de lomo, de beicon o mixto.

zorropito

En el Juán y Pinchamé probamos uno de los pinchos que más nos sorprendió. Una brocheta recién hecha de langostino y piña natural a la plancha. Dos ingredientes que compaginan perfectamente. Una de esas recetas que intentas copiar para hacer en tu casa.

brocheta de langostino y piña

Uno de los pinchos más populares de la Laurel es el de champiñón a la plancha con gamba, también hecho al momento. Se puede pedir en diferentes bares. Este es del Bar Ángel, donde también probamos el mejor mosto de uva de nuestra vida.

champiñón a la plancha

Nos acercamos al Bar Sebas para probar su apetecible tortilla de patata. Podría haber alguien que piense que con tanto pincho de cocina de vanguardia, una clásica tortilla de patata es una ración demasiado simple y pasada de moda. Como todo en la vida, si está bien hecho, triunfa. La tortilla está deliciosa, merece mucho la pena probarla.

tortilla de patata con picante

El siguiente bar hacia el que nos encaminamos fue La Taberna de Baco. Allí degustamos uno de los pinchos más originales de la jornada. Se trata de la crujiente orejita a la plancha. Nunca habíamos probado algo así y nos gustó.

orejita a la plancha

El último que establecimiento que visitamos fue el Mesón del Abuelo, situado justo en la esquina, oferta una de las mayores variedades de pinchos que vimos en toda la calle. Elegimos una de las especialidades de la casa, Sepia a la plancha con una salsa casera de ajo sobre pan. La sepia estaba muy tierna y el sabor el alioli le da un punto extra.

pincho de sepia

La otra ración que pedimos en el mismo establecimiento fue un bacalao con salsa de pimientos choriceros y tomate natural casero. Estaba muy bien cocinado y el resultado podría agradar hasta a la gente que no es muy fan de este pescado.

bacalao a la riojana

Así fue nuestra experiencia en La Calle del Laurel de Logroño. Un lugar ideal para pasar un par de días, perdiéndose de bar en bar y disfrutando una tapa tras otra. Además los amantes del vino las pueden acompañar con un buen Rioja o con cualquier otro caldo tipo vermú. En rasgos generales, las tapas son algo más económicas que en la zona de Donosti. Al estar todos los bares que comparten este concepto gastronómico, agrupados en tres o cuatro calles, se hace muy cómodo poder echar un ojo a todos y elegir, el sitio y el pincho que más nos guste.

Si te gusta viajar y la buena gastronomía, Logroño es un sitio ideal para poder unir estas dos aficiones.

Cervecería La Industria

La Cervecería La Industria es un local mítico de la capital del concejo de Llangréu. Desde hace un tiempo, a parte de bebidas, tiene una interesante carta de Tapas Random, que va variando y adoptando los estilos y temáticas más variopintas. Esta originalidad bien merecía una visita para ver si sus platos son tan apetecibles en la boca como en los carteles de sus menús. Sirven comida Todos los jueves, viernes y sábado en horario de comida y cena y es conveniente una reserva telefónica.


 Empezamos la cena con media ración de cecina de wagyu. Se trata una raza bovina originaria de Japón convertida en delicatessen al transformarla en un "jamón de vaca" de alta calidad. Un gran sabor y la ternura en el paladar son sus puntos fuertes.


cecina de wagyu

Como queríamos compartir todos los platos, elegimos unas albóndigas estilo cheli, guiso de mole y cremoso de patata. Este es uno de esos platos clásicos, pero con un enfoque diferente y original para hacerlos más atractivos.

albóndigas cheli

Seguimos con un escalope, unos de los platos que más nos gustó. Esta versión estaba acompañada de sirope de arce, mostaza y ensalada de patata. Una buena mezcla de ingredientes para acompañar a la carne. Sin duda volveríamos a pedirlo.

el escapole

Terminamos con una doble bratwurst, salsa de chocolate rosa y sriracha, mostaza, cebolla y maíz, sobre pan al vapor. Una versión de un original hot dog con patatas fritas. Un plato bastante contundente para una persona.

le hot dog

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 7
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 6
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 7

Total: 34 ptos.

La oferta hostelera de Sama cambió considerablemente los últimos años, abriendo locales interesantes que bien merecen una visita. Si te quieres acercar por La Industria puedes degustar una cerveza en su interior o su terraza y si vas de jueves a domingo, te recomendamos que te quedes a comer o cenar, sobre todo si te gusta la comida original, diferente y con personalidad. La cuenta fue de 22 euros por comensal, con cerveza, agua y sin postres.

Calle La Industria, 8. Sama de Llangréu
www.cervecerialaindustria.com
985 683 251 - 652 044 498

Devega Asador

Nuestra primera visita al Asador Devega vino precedida de una cita con unos buenos amigos, que saben valorar la gastronomía de calidad. El asador se encuentra ubicado en una nave industrial de Granda, Siero. Dispone de un parking para clientes en un lateral. A través de un ascensor o de unas escaleras metálicas, podemos acceder a la zona de restaurante, que tiene una interesante terraza para los días de verano. Conviene hacer reserva previa, sobre todo si se va un sábado como fue nuestro caso, ya que prácticamente no había ninguna mesa libre.

Su gran especialidad son las carnes a la parrilla, presumiendo de buen hacer y de inmejorable materia prima. Por 27 € ofrecen un menú que consiste en Cecina, Criollo, Chuletón con patatas y pimientos, postre y media botella de vino D.O..

asador devega

Una vez acomodados en nuestro lugar, nos llamó la atención lo rápido que fue el servicio. Para empezar nos trajeron unos puerros para ir abriendo boca, por gentileza de la casa. El pan que nos llevaron a la mesa estaba caliente y crujiente, posiblemente por estar cerca de la parrilla. Aunque no tenían pan sin gluten.

puerros

Uno de los primeros platos que pedimos fue cecina. Tierna y con buen sabor, como tiene que ser.

cecina

El siguiente fueron dos chorizos criollos acompañados de su tradicional chimichurri. Fue nuestra primera aproximación para comprobar el buen hacer en su parrilla y la cosa prometía.


criollos

Una de las grandes sorpresas de la noche fue esta maravillosa ensalada de tomate. ¿Te acuerdas cuando los tomates sabían a tomate?, pues estos cumplían esta premisa a la perfección. Si unimos esto a que estaban aliñados de forma magistral con una receta que tenía el punto justo de cada ingrediente, entonces estamos delante de un plato que pese a su aparente sencillez, ya justifica la visita a este restaurante.

ensalada de tomate

Y por fin llegamos a vernos cara a cara con el rey de la noche, el chuletón de buey. Tengo que reconocer que se dan dos factores que hicieron que tuviera muchas dudas con este plato. El primero es que somos muy poco carnívoros y el segundo que tenemos especial sensibilidad con ternura de la carne. Dicho esto, tenemos que reconocer que posiblemente comimos el mejor chuletón de nuestra vida. Con un sabor perfectamente potenciado con la sal maldon, a la altura de lo que nos estaba entrando por los ojos con semejante maravilla. Hay que hacer una mención especial a su ternura. Por consejo del camarero, nos prepararon un chuletón de 1.5 kg para cuatro personas y cabía esperar que al estar poco hecho, resultara un poco duro en la boca. Pues no fue así, la ternura de la carne era espectacular. Venía acompañado de una guarnición de patatas fritas y pimientos del Padrón.

chuletón de buey

Llegamos a este punto con el hambre justo para pedir un buen postre y quedar perfectamente satisfechos. Uno de ellos fue una arroz con leche de apariencia y sabor casero, muy rico.

arroz con leche

Otro fue un clásico brownie pero muy bien resuelto. Estaba fuera de carta y si eres fiel amante del chocolate, este postre cumplirá tus expectativas.

brownie

Para terminar también probamos un fresco y muy cremoso sorbete de limón al cava. Perfecto para refrescar la boca con el toque cítrico y poner fin a una gran cena.

sorbete de limón al cava

PUNTUACIÓN:
  • Comida: 8
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 5
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 7
Total: 34 ptos.

Salimos muy satisfechos de este restaurante. Siempre nos gusta encontrar sitios nuevos para poder recomendarlos con total garantía. En Devega Asador se junta la originalidad y singularidad del local, con el buen hacer en su parrilla y cocina en general. Está claro que la calidad de los materiales que utilizan en su cocina es uno de sus puntos fuertes. Si eres amante de la carne, tienes que probar este chuletón. La riqueza gastronómica de nuestro entorno nunca deja de sorprendernos, afortunadamente.

Poligono Granda II, Calle los Robles, 5, 33199 Granda, Asturies.
984 04 00 74

Havelska Koruna

Buscando restaurantes míticos en la ciudad de Praga, encontramos una reseña sobre Havelska Koruna. Se trata de un restaurante tipo buffet donde se paga por la comida que vas eligiendo en los diferentes mostradores. Tiene una dinámica de trabajo muy especial que conviene conocer antes de visitarlo.

Havelska Koruna

El restaurante estaba hasta arriba de gente a la hora de comer y no había prácticamente sitio para disfrutar de la comida sentados, así que lo tuvimos que hacerlo en unas mesas altas, de pie. Según vas poniendo platos en la bandeja, te van apuntando en un papel tus consumiciones. Con ese papel hay que pasar por la caja que está al lado de la puerta de salida, para abonar la factura antes de dejar el local.

interior Havelska Koruna

Entre los diversos platos que vimos, elegimos una sopa de verduras, muy habitual en la cocina Checa. Debido a la fría climatología que nos acompañó en nuestro viaje, el cuerpo pedía algo caliente para templar las manos y el estómago.

sopa de verduras

Nos llamó la atención una especie de ensaladilla de bocarte en vinagre. Este plato tenía un sabor muy predominante del bocarte y una digestión más pesada de lo deseado. Ni que decir tiene que acompañamos la comida con cerveza Checa.

ensaladilla de bocarte

Dentro de los platos principales elegimos un guiso de pollo con arroz. Básicamente te ofertaban diferentes platos de carne a los que se podía acompañar con patatas o arroz.

arroz con pollo

El último fue una especie de san jacobo pero compuesto únicamente de queso, con un reboce de pan. En esta ocasión también lo acompañamos con arroz blanco y una salsa de tomate.

queso rebozado con arroz y salsa de tomate

Al tener unas características tan especiales, podemos comer en Havelska Koruna por un precio asequible, que puede rondar los 6 euros. Su ubicación es muy céntrica y es muy cómodo a la hora de pedir sin saber el idioma local porque al estar viendo los platos, solo necesitamos señalar el que queremos. Nos llamó la atención la seriedad del personal que trabaja en el local, rallando en ocasiones el mal humor. Aquí se puede comer el tradicional goulash de ternera a un buen precio, sacrificando servicio y comodidad. Si sabes de antemano el funcionamiento tan especial y las características de este sitio y quieres probar comida tradicional, en el centro, a un precio asequible, no es una mala opción.


PUNTUACIÓN:
  • Comida: 6
  • Calidad/Precio: 7
  • Ubicación: 7
  • Accesibilidad: 7
  • Decoración: 5
Total: 32 ptos.

Havelska 502/21, Praga 110 00, República Checa.
 E-mail: info@hkoruna.cz